Blog Category:


Un gran jefe

By FQC Admin,

Muchas personas deciden dejar sus trabajos por diversas cuestiones y un factor que está presente en la mayoría de los casos son los “malos jefes”, te puede parecer muy exagerado el renunciar por esto, pero estas personas que de cierta manera nos dirigen son sumamente influyentes en nuestro desarrollo y ambiente laboral.

Un jefe puede llegar a estresar y frustrar a las personas bajo su cargo, o puede ser todo lo contrario, motivarlos a trabajar juntos todos los días en un ambiente agradable por el objetivo en común. Porque ser jefe significa mucho más que solo asignar tareas, estas son algunas características que puedes tomar en cuenta si eres uno o te gustaría llegar a serlo:

Comparten información: algunas personas creen que “la información es poder” y por ello prefieren no dar a conocer uno que otro dato porque sienten que perderían autoridad ante sus empleados. Esto funciona completamente al revés, compartir información genera motivación y un mejor trabajo en equipo; lo cual implica que también deben saber comunicarse, saber lo que quieren y deben decir efectivamente sin dudarlo.
Se esfuerzan al contratar: en muchos casos solamente se piensa en encontrar a una persona con buenas referencias para cubrir la vacante, sin embargo, lo ideal que debe hacer un jefe es pensar en todo su equipo, en su ambiente, en sus personalidades y sus perfiles ya que ellos estarán tratando diariamente al nuevo integrante. Al ver todo el panorama, propicias que esa persona se integre mucho más rápido y se desenvuelva de una manera más agradable tanto social como laboralmente.

Celebran logros: los grandes jefes saben que deben motivar a su equipo y que lo pueden hacer de muchas maneras, pero definitivamente una de ellas es el celebrar los logros. Ya sea personal o públicamente, reconocer y agradecer el esfuerzo y dedicación que ponen las personas en el trabajo que realizan es importante para mantener un buen ambiente laboral y motivar a seguir alcanzando más metas.
Respetan el tiempo: un gran conflicto en los trabajos es el tiempo que le dedicas a estar en la oficina o a un proyecto en específico. Un gran jefe no da la impresión de que su tiempo es más valioso que el de los demás, se prepara y habla claro para llegar al punto que quiere tratar; no es que tenga que ser serio todo el tiempo, si no que sabe en qué momentos puede bromear y cuáles no. Así mismo, también entiende que tienes otras actividades e intereses aparte de tu trabajo y trata de no interferir en ese tiempo personal, si llegara a hacerlo sabe que está pidiendo un esfuerzo extra a su equipo.

Son empáticos: a lo largo de nuestra vida encontraremos personas que tratan a las demás un tanto desagradable, esta falta de empatía también influye bastante cuando eres jefe. “Ponerse en los zapatos” de tu equipo significa comprender la situación por la que están pasando, si están teniendo problemas personales o algún conflicto con un proyecto, entenderlos por el simple hecho de que también son seres humanos y cada quien es un mundo completamente distinto.

Crean líderes: no es una coincidencia que en casi todos los casos de ascensos sean las personas de un mismo equipo, un gran jefe sabe impulsar a sus empleados. Los ayuda a mejorar sus debilidades y pulir sus fortalezas, sabe identificar cuando alguien está listo para enfrentar nuevos retos y no duda en apoyarlo en esa etapa.

Bradberry, T. (2018). Ten Things Great Bosses Do Every Day.Recuperado de https://www.linkedin.com/pulse/ten-things-great-bosses-do-every-day-dr-travis-bradberry/

 

¡SÍGUENOS!
     

Chemicals distributor in Mexico

  Filed under:
  Comments: None


Mantén un equilibrio

By FQC Admin,

La vida del emprendedor puede ser bastante compleja sobre todo al principio, ya que se tiene que estar muy al pendiente del proyecto casi todo el tiempo, si no es que al 100 % en muchos casos. Mantenerse en constante movimiento para buscar variedad de cosas, soluciones, apoyos, personas que puedan estar interesados en ayudarnos, etc., todo con el fin de sacar a flote nuestro propio negocio, sin embargo se puede empezar a complicar un poco la situación en el ámbito personal.

Muchas personas están tan enfocadas en su proyecto que empiezan a descuidar su vida personal dejando de lado tiempo valioso con familia, amigos e incluso consigo mismos. Es normal hasta cierto punto que esto suceda ya que la motivación de realizar un plan propio nos impulsa a querer trabajar en ello lo más que podamos para obtener los mejores resultados, pero siendo emprendedor tú controlas todo tu tiempo y esto resulta no ser tan sencillo como creemos. Aquí tienes algunos consejos para mantener un equilibrio entre tu vida laboral y personal:

Visión: tener muy claro hacia dónde vamos y cómo lo lograremos es fundamental para no tirar la toalla al primer momento de frustración. La visión de nuestro proyecto y el plan de acción ayudan a tener en mente específicamente qué es por lo que estamos trabajando, qué es lo que debemos hacer y cuándo se supone debemos hacerlo.
Plan de acción diario: como mencionamos, el plan de acción también es fundamental para no perder el camino hacia nuestras metas, más cuando estás emprendiendo. Por ello, establece tres actividades prioritarias para cumplir en un día, debes concentrarte principalmente en las que te generen ingresos como dar seguimiento a clientes, agregar personas a tu red de marketing, crear una lista de audiencia, etc. Es importante saber a quiénes te diriges para saber cómo hacerlo y así generar dinero.

Adiós distracciones: los aparatos electrónicos y las redes sociales suelen entrar en conflicto con nuestros objetivos de productividad funcionando como enormes distractores. Apaga tu celular, ponlo en “Modo Avión” o solo déjalo donde no te interrumpa durante dos o tres horas y verás cómo podrás concentrarte mucho mejor en tus actividades. Después puedes revisar tus mensajes o notificaciones durante media hora y así regresar nuevamente a trabajar.
No te juzgues: puede que en las mañanas te despiertes pensando “tengo que hacer esto y aquello”, no te presiones desde los primeros minutos del día, al contrario, planea lo que harás durante tu jornada pero incluye actividades que sean para ti. Hacer ejercicio, pasar tiempo con tu familia, leer un libro, cocinar, desayunar con amigos, etc., lo que sea de tu agrado puedes hacerlo sin estrés alguno, solo prográmate.

Sé paciente: sí, es más fácil decirlo que hacerlo, pero es realmente importante para tu negocio, éste es todo un proceso en el cual debes trabajar día a día. Tu proyecto crecerá en todos los sentidos y debes estar consciente de la meta que tienes en mente, de las cosas que te han funcionado hasta ahora y las que no. Sé amable contigo mismo, date tu tiempo, comprométete con el proceso.

Live the Dream. The Struggle of Work/Life Balance. Recuperado de https://www.linkedin.com/pulse/struggle-worklife-balance-live-the-dream/?trackingId=CQ8ELkF9QliFM%2FSyDJfu6g%3D%3D

Burke, J. Julie Burke’s Top 5 Tips for Finding Work/Life Balance as an Entrepreneur. Recuperado de https://elitemarketingpro.com/blog/julie-burkes-top-5-tips-finding-work-life-balance-entrepreneur/?aff_alias=livethedream6882

 

 

¡SÍGUENOS!
     

Chemicals distributor in Mexico

  Filed under:
  Comments: None


¡Sí se puede!

By FQC Admin,

Sabemos que hacer ejercicio le brinda múltiples beneficios a nuestro cuerpo como el tener mayor agilidad y flexibilidad, aumentar tu fuerza de voluntad, alimentarte más y mejor y por supuesto fortalecer nuestros músculos así como la mente. Realmente no encontramos un punto negativo, claro que todo tiene sus límites y si apenas vas a comenzar en este mundo debes tener en cuenta no excederte y hacerlo poco a poco, pero… ¿cómo empezar? Te compartimos algunos consejos de la nutricionista Tania Sanz para que puedas empezar a hacer ejercicio y cumplas uno de tus propósitos de año nuevo:

¿Qué es para ti?: el concepto de “hacer ejercicio” varía de persona a persona, para algunas puede ser ir a un gimnasio por dos horas, para otras significa bailar en una clase, mientras que para otras puede consistir en salir a caminar mientras paseas a tu mascota. Por ello es importante que primero tengas muy claro qué quieres hacer, definir el tipo de ejercicio con base a lo que te gusta y a tus otras actividades diarias te permitirá convertirlo en un hábito más rápido y sin problema.
Poco a poco: también es importante tener en mente dos cosas, lo primero es considerar ejercicios que tu cuerpo realmente puede llevar a cabo, si estás empezando no puedes forzarte demás porque te puedes lastimar y estar adolorido durante más días. Lo segundo es que pienses en algo que te quede relativamente cerca, que te sea accesible desde tu hogar o trabajo, dependiendo a qué hora vayas a hacer ejercicio.  La distancia que tengas que desplazarte así como el esfuerzo físico y mental pueden influir de manera positiva o negativa en tus ganas de continuar. No te presiones, empieza con algo sencillo.
Ten un recordatorio: como mencionamos en otra ocasión a veces nuestros propósitos se ven afectados directamente por ciertas situaciones y por eso en este caso un recordatorio funcionará principalmente como un motivador. Si uno de tus hábitos lo relacionas con el ejercicio que realizarás, será más sencillo tenerlo presente y convertir esa actividad física en un hábito también. Es decir, ejercitarte después de hacer tu cama por las mañanas, de lavarte los dientes, saliendo del trabajo, etc. Un estudio demostró que cuando tienes un plan específico con el qué, cuándo y dónde realizarlo, podrás llevarlo a cabo con éxito.
Y una recompensa: se ha comprobado que utilizar la recompensa como estrategia para formar un hábito es bastante efectiva, pero debe de ser una adecuada para el resultado deseado. En este caso de actividad física, lo mejor es una recompensa saludable que no desequilibre todo el esfuerzo que estás realizando; algunas opciones que te ayudarán a motivarte tras ejercitarte y continuar con tu día son el tomar un baño relajante, unos minutos de estiramiento, leer un poco, escuchar tu música favorita, comer algo balanceado (puede ser toda una comida o un snack como una manzana).
Ten en cuenta que todo depende qué quieras lograr, incluso el registrar tus avances también te será útil para formar un hábito y, más que nada, tener una mentalidad positiva respecto al ejercicio será una motivación suficiente.


Sanz, T. (2016). Los 5 pasos para empezar a hacer ejercicio (y tener el hábito) sin fallar en el intento).  Recuperado de https://habitualmente.com/como-empezar-a-hacer-ejercicio/

¡SÍGUENOS!
     

Chemicals distributor in Mexico

  Filed under:
  Comments: None


Alcanza tus propósitos

By FQC Admin,

Es tradición empezar el año con propósitos a cumplir en los nuevos 365 días que tenemos por delante, emocionados nos establecemos objetivos personales decididos a hacerlos realidad, sin embargo muchas veces no los llevamos a cabo. Algunas circunstancias serán ajenas a nosotros dejándonos sin opción alguna, pero la mayoría de la veces somos nosotros mismos los que bloqueamos las oportunidades con excusas o inconscientemente dejándolas a un lado. Estos son algunos consejos que te ayudarán a alcanzar lo que te propongas:


Define tus miedos: una de las principales razones por las que nos detenemos a actuar, es por el miedo. ¿A qué realmente? ¿A qué pasará, a cómo podremos fracasar, a qué dirán los demás? Recuerda que todo tiene solución, trata de identificar realmente a qué le temes. Anota lo peor que puede suceder si no obtienes lo que quieres, después piensa sobre cómo actuarías ante dicha situación y cómo podrías resolverlo, pero también el cómo podrías prevenir llegar a esa posición.
“Bien” no es suficiente: según la oradora Mel Robbins esta palabra puede ocasionar que dejemos muchos de nuestros planes a un lado, ya que puede resultar en una forma de conformismo con lo que tenemos y hacemos: trabajo, relaciones personales, alimentación, etc. Normalmente cuando estamos en nuestra zona de confort dejamos de dar el extra y de esforzarnos por conseguir algo nuevo, lo cual nos puede remitir al punto anterior respecto al temor de salir de esa zona. Tal vez hoy sea un buen día para dejar el “estoy bien” y pasar al “muy bien”, al “genial”, al “estupendo”.
Sigue tu curiosidad: procrastinar se ha vuelto casi una moda en la sociedad, por lo que los objetivos se ven directamente afectados. Distraerse un rato no es malo, todos necesitamos despejarnos un tiempo porque nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento y creatividad, sin embargo, debes recordar que hay límites y maneras. Cuando dejas de lado una actividad trascendente por días, incluso meses, es entonces cuando hay un problema. Trata de identificar por qué estás postergando tareas, qué es lo que está pasando por tu mente, la curiosidad por investigar, descubrir y crear cosas nuevas te ayudará a combatir las distracciones.
Valora tu esfuerzo: todos en algún momento vamos a fallar, estaremos tan cerca de lograr nuestro cometido pero al final no lo alcanzaremos del todo o no de la forma que deseamos. Todos esos intentos, esfuerzos y caídas serán duros pero también muy útiles. Nos enseñarán qué fue lo que hicimos bien, lo que funcionó, y también nos mostrarán nuestros errores, lo que podemos mejorar, esto nos brinda una nueva perspectiva y oportunidad para intentar de nuevo. No demerites tu esfuerzo, todo lo contrario, valora lo que has hecho, conseguido y aprendido; como se dice por ahí, “tú decides si aprender o huir”.
(2017). Want to achieve your goals? Pick up these 4 habits. Recuperado de https://ideas.ted.com/4-tips-to-help-you-achieve-your-goals/
¡SÍGUENOS!
     


Chemicals distributor in Mexico

  Filed under:
  Comments: None